Artículos
Tendencia

Distroller, revolucionando el mercado de las muñecas

El cuidado de un bebé es un instinto natural que tenemos desde pequeños, y el juego es una de las formas más eficientes y completas de estimular este instinto durante la primera infancia; es por eso que en el mercado juguetero existe toda una categoría dedicada a su desarrollo. Son muchas las muñecas que han utilizado el juego de roles para complementar la experiencia, ahí tenemos a muñecas icónicas como Cabbage Patch Kids (Repollitos), Nenuco y, una más local, la inolvidable Peloncita, quienes usaron el sistema de “adopción” para estrechar el vínculo entre el niño y el juguete.

Pero si bien la formula se sigue repitiendo con mucho éxito en la actualidad, hay una marca que ha llevado el desarrollo de este vínculo a un nuevo nivel. Se trata de Distroller, que con su línea juguetera está revolucionando el mercado con su particular diseño y su original experiencia de ventas (y post-venta), generado de paso un nuevo lenguaje de comunicación con los pequeños, los jóvenes y también los adultos.

Parte de la línea Neonatos de Distroller

Tanto la marca como la línea juguetera son creaciones de la diseñadora mexicana Amparín Serrano, que no ha parado de crear diseños y personajes desde que decidió emprender esta aventura en 1999. Las líneas argumentales y de juguetes están en constante crecimiento, así podemos encontrar directamente del planeta Neonatitlán a los Neonatos (Mikromeritos, Ñeoñitos, Sigolishus, Ksimeritos, Sigotos, Kkitos, Prematuros y Espumantis), también las muñecas de Chamoy y Amiguis, a los Chikity Pun Taun (Alussshes), y a la muy mexicana Mexican Paguer (Friducha, Luchadores), cada uno con sus propios personajes (algunos de edición limitada) y todos ellos con cientos de accesorios y “pócimas” para su cuidado y para cada estado de ánimo… ¿Confundido?, no te preocupes…nos pasa a todos al comienzo.

Tampoco pretendemos que esta nota sea un compendio del colorido universo Distroller, aún no nos creemos capaces de hacerlo, pero esperamos ser una referencia de las cosas notables que tiene la línea juguetera.

Un diseño colorido, divertido y honesto

Distroller nació como una marca para Chamoys, popular condimento mexicano que básicamente es una explosión de sabores dulces, picantes, ácidos y salados. Lo cierto es que a Amparín no le fue tan bien en ese rubro y años después decidió llevar sus diseños a otro mercado como las artesanías y las cerámicas, le fue mucho mejor y mientras el negocio crecía supo también desarrollar su arte y agregar elementos folclóricos mexicanos (como la Virgen de Guadalupe que es la base del diseño de “Virgencita plis”). La cantidad de productos fue creciendo hasta llegar hoy a casi 2500 productos licenciados (entre ellos los juguetes), pero ha mantenido el mismo estilo honesto y personal, como una caricatura llena de color, sin tratar de impresionar a nadie (aunque en definitiva lo haya conseguido), además le agregó un lenguaje distinto en el que la mayoría de frases están escritas en spanglish, lo cual hace todo más divertido.

Tinga es uno de los personajes de la línea Chamoy y Amiguis

La experiencia de ventas

Como habíamos mencionado antes, no es la primera, ni será la última vez que veamos a una muñeca usando el concepto de “adopción” para personalizar la experiencia del niño/a; pero en el caso de Distroller se ha llevado la idea a otro nivel. No sólo se ha creado todo un ritual si no que se ha ambientado perfectamente los puntos de ventas para llevarlo a cabo. Él área principal del corner  es la Enfermería y es donde sucede todo el proceso de venta…perdón, de «adopción».

Siendo los Neonatos los muñecos que pasan por el trámite de adopción, hay que aclarar que son extraterrestres que llegan de otro planeta para ser adoptados por los humanos. Su llegada a la Tierra se da por un tubo especial y son recibidos por la enfermera Tania y su asistente Aspi (personajes fundamentales del concepto y que están de forma permanente interpretando su papel en la enfermería), una vez que el Neonato es recibido se le aplican las vacunas, luego se le corta el cordón umbilical y es arropado para ser entregado, entre aplausos, a su padre o madre adoptivo quienes deben de firmar un certificado de adopción. También se entrega a los nuevos “padres” una cartilla con un cronograma de vacunación e instrucciones para su cuidado que se deben de cumplir cabalmente. Como es de esperarse los niños viven el momento de forma intensa, muy emocionados.

Cabe mencionar que existe lo que podríamos llamar un “servicio post venta”, cuando uno de los Neonatos (como parte del juego, se entiende) cae enfermo, tiene una emergencia o consulta los «padres» pueden acercarse a cualquier corner y pedir la ayuda de la Enfermera Tania o Aspi, todo esto sin costo alguno, como una forma continuar con el juego.

Todo el proceso de adopción es un juego que se toma muy en serio

Accesorios y pócimas…muchas de ellas

Dentro de los corners de Distroller se encuentra la Farmacia y la Boutique, son los lugares donde se pueden comprar, literalmente, cientos de accesorios para las muñecas y los neonatos, desde vestidos y pañales hasta biberones, vacunas y medicinas.

Todo con la finalidad de prolongar el efecto de hacer del juego algo «real», no por nada la misma marca define como uno de sus objetivos el “fomento de la imaginación de los niños dándoles herramientas para que creen su propia historia sin poner limites a su imaginación.”

Hasta ahí todo bien, pero hay que irse con cuidado, es fácil perderse en este campo y tampoco se trata de comprar todos los accesorios habidos y por haber, en todo caso el juego no lo requiere. Creemos, más bien, que puede ser una buena oportunidad de enseñar algo de moderación a los niños, de tener lo “necesario” para continuar con el juego sin caer en el exceso.

La «Butik» de los Neonatos

Contrario a lo que se pueda creer, otras grandes marcas como Fisher-Price de Mattel, en su línea Little Mommy ya han colaborado con Distroller. La edición especial Little Mommy Fansense es una muestra de ello.

En suma, estamos ante una línea juguetera poco ortodoxa que les da a los niños la oportunidad de involucrarse en el juego de una forma pocas veces vista, además de que, con su particular lenguaje, transmite ideas muy positivas como el respeto al prójimo y el cuidado del medio ambiente. Está en nosotros como padres guiar el juego para que sea una experiencia que no los maree y más bien los alimente como personas. Por lo pronto la llegada de nuevos personajes parece estar muy lejos de acabar porque mientras Amparín siga creando, o más bien «jugando», hay Distroller para rato. ¡Y eso nos encanta!.

Mostrar más

Armando Carreteros Torres

Armando Carreteros Torres es editor de www.nacionjuguetes.com e www.inspectorjuguetes.com, apasionado coleccionista de juguetes e investigador del mercado juguetero tradicional. Informa sobre las tendencias y los sucesos en la industria. Ha escrito para diversos medios digitales especializados incluido www.jugueteslaweb.com. Si no está informando o investigando lo puedes encontrar jugando con su pequeña hija.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios