Artículos
Tendencia

Ley General de Protección de Datos entra en vigor en Brasil y genera una revolución en la industria de medios


Compartimos un interesante artículo de opinión de Demian Falestchi, CEO y Fundador de Kids Corp, la más grande agencia latinoamericana de Kids Marketing, sobre la reciente entrada en vigencia de la Ley General de Datos Personales (LGPD) en Brasil y sus repercusiones en toda la región LATAM


El senado brasilero revocó el artículo que pospuso la implementación de la ley hasta principios de 2021, y la LGPD (Ley General de Datos Personales) entra en vigor a partir de este jueves 27, lo que significa un acontecimiento histórico para el país y un punto de inflexión en América Latina.

Inicialmente, se esperaba que la Ley General de Protección de Datos  entrara en vigencia este mes de agosto. En abril, sin embargo, el presidente Jair Bolsonaro publicó la Medida Provisional 959/20 que pospuso la Ley hasta mayo de 2021, con el argumento de que la pandemia Covid-19 impidió que empresas y entidades se adaptaran a la nueva normativa. El martes 25, la Medida Previsional había sido votada por la Cámara de Diputados, que aprobó el texto, pero con la extensión de la Ley hasta el 31 de diciembre de 2020. Ahora, en la votación del Senado, el artículo que determinó el aplazamiento fuera retirado, lo que hace que la aplicación de la LGDP sea inmediata.

Todo comenzó en agosto de 2018, cuando el expresidente de Brasil, Michel Temer, sancionó la Ley 13.709/2018, artículo 14, la cual establece reglas para la recolección y tratamiento de información personal en Brasil. Esta ley fue basada en la GDPR (General Data Privacy Regulation) de la Unión Europea, y en lo que respecta a menores, tiene como uno de sus principales objetivos el protegerlos cuando están conectados, impidiendo la recolección de datos sin el consentimiento de sus padres o tutor.

Se menciona explícitamente los términos: niños, niñas y adolescentes, sin una especificación en las edades, y considera información personal a todo tipo  de identificadores persistentes, geolocalización, identificación por foto o videograbación. El incumplimiento de la ley contempla una multa de hasta el 2% de los ingresos de la entidad jurídica privada, grupo o conglomerado en Brasil de su último año, excluidos los impuestos, y limitados a un total de R$ 50MM (cincuenta millones de Reales) por infracción.

La Ley 13.709/2018, se suma a otras regulaciones diseñadas para proteger a los niños de la publicidad. CONAR (Consejo Nacional de Autorregulación Publicitaria), es encargada de hacer cumplir el Código Brasileño de Autorregulación Publicitaria, vigente desde 1977. CONAR ha instituido más de 9.000 procesos éticos y promovido innumerables conciliaciones entre asociados en conflicto. Entre otros principios, considera que el anuncio/publicidad no puede hacer referencia al imperativo del consumidor. Las expresiones como «compra», «pide», «colecciona», entre otras no deben ser utilizadas y la comunicación debe favorecer la moderación, aceptación espontánea y la reflexión.

De acuerdo a estudios realizados por UNICEF, se estima que uno de cada tres niños es un usuario de internet, y que uno de cada tres usuarios de internet es un niño menor de 18 años a nivel global. Actualmente, más de 170.000 chicos se conectan por primera vez cada día con un enorme riesgo de estar expuestos a contenidos que no son aptos para su edad. Si bien cada año la exposición es mayor, también hay más concientización sobre el peligro que ello implica, y en consecuencia la necesidad de más herramientas de protección.

Dónde todo comenzó: COPPA (Children’s Online Privacy Protection Act), es el estándar dorado para la protección de la privacidad de los niños conectados. En 2013, con la actualización de COPPA, se comenzó un camino de concientización para proteger a los niños cuando están conectados. Actualmente incluye a chicos de hasta 13 años, pero hay movimientos y campañas para extenderlo hasta los 16. 

Internet es un ecosistema aún muy hostil, ni pensado ni diseñado para niños, lo que obliga a impulsar este tipo de regulaciones que colaboren con un ecosistema digital seguro

La regulación contempla que los datos de los niños no pueden ser recopilados sin el consentimiento paternal. Debido a esto, en YouTube, por ejemplo un creador de contenidos tiene que clasificar sus videos como «apto para niños», lo que genera que: se eliminen los anuncios personalizados (basados en datos de comportamiento), se desactivan los comentarios, no se puede dar like o dislike, se elimina la pestaña comunidad y los chats directos, no se puede donar al canal, no se pueden hacer historias y no llegan notificaciones a los seguidores, entre otros.

Internet es un ecosistema aún muy hostil, ni pensado ni diseñado para niños, lo que obliga a impulsar este tipo de regulaciones que colaboren con un ecosistema digital seguro. Nunca debe entenderse que el niño concibe al mundo como un adulto. 

Detrás de tantos números, regulaciones, sanciones y opiniones se puede distinguir un principio que rige desde que comenzó la humanidad: cuidar a los niños. En diferentes etapas de la historia se los ha protegido de diversas maneras, cuidándolos de los animales salvajes, recomendándoles que no hablen con extraños, no dejando la puerta de nuestras casas abiertas…los ejemplos son infinitos, pero el fin ha sido siempre el mismo, y lo sigue siendo ahora, los adultos tenemos la responsabilidad de que los niños se desarrollen en un ámbito acorde a su edad y sus intereses reales.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios